Asociación Integral de Políticas Públicas

FONDOS, DEUDA Y GASTO PÚBLICO CRECIENTE

on 2012/3/12 2:17:17 (623 reads)
FONDOS, DEUDA Y GASTO PÚBLICO CRECIENTE

El propio Presidente de la República, en su última alocución, dio cuenta de la disponibilidad que mantiene en los llamados fondos paralelos, y que fueron creados desde el año 2005, mediante estructuración de recursos adicionales en dólares y en bolívares. Este presupuesto paralelo, y sin el debido control de la Contraloría General de la República, se encuentra repartido entre las principales figuras parafiscales siguientes: Fonden (Fondo de Desarrollo Nacional), Fondo Chino, Fondo Miranda, Fondo Independencia, Fondo de Eficiencia Socialista, Fondo Siembra, Fondo Petrobonos, Fondo Che, Fondo de Poder Popular, Fondo Social de PDVSA, Fondos para la ejecución de Proyectos de Desarrollo Social, Fondos de Empresas de Producción Social, Fondo Ezequiel Zamora, Fondo Alan, Fondo Simón Bolívar, Fondo Renot y el Fondo Mao, sobre cuyos resultados de sus manejos por parte del gobierno, se desconocen totalmente, pues son “Cajas Negras” sin control de los organismos estatales, y que sólo el Presidente Chávez conoce sobre los destinos de los recursos malamente auto asignados.

En efecto, el total de esos recursos ingresados a esos “parapetos parafiscales”, ascienden a la bicoca de 83 millardos de dólares entre 2005 y 2011, sin ninguna rendición de cuentas detalladas de cómo se han gastado, repartidos en $43 millardos aportados por PDVSA y $ 40 millardos por el BCV. El propio Chávez en su última cadena nacional, admitió que sólo tiene $6,4 millardos en el Fonden, y está esperando que PDVSA y el BCV efectúen los traspasos correspondientes.

Y lo más grave aún es que el Fonden, mediante una Ley, abrirá una vía para que pueda dar garantías y con ello emitir títulos de deuda y otras operaciones financieras dirigidas a un mayor endeudamiento de la República. Dichas operaciones estarán exentas de impuestos. En este sentido, es preciso recordar que cuando se creó el Fonden en 2005, se prohibía el endeudamiento a través de la emisión de papeles; y solo se contemplaba el mecanismo de atender proyectos de inversión.

Con este artilugio financiero del gobierno, se permite un endeudamiento por encima del límite establecido en las leyes, con lo cual no tendría que recurrir a una nueva ley de endeudamiento nacional, tal como ha sucedido recientemente. Pero aún más, si adicionamos a los recursos asignados de $83 millardos, los $31 millardos del Fondo Chino, estos totalizan $114 millardos manejados sin ningún control.

Ante este panorama, desolador y sin control, nos encontramos con una altísima deuda interna y externa de mayores consecuencias, cuyos resultados los podemos inferir en que peligrosamente ya va rebasando el 60 por ciento del PIB, en medio de este tremendo desorden fiscal, con elevada inflación, ingresos crecientes por elevados precios del petróleo, altas importaciones de alimentos y pobreza creciente, escasez de productos de primera necesidad, y baja producción nacional en detrimento de la calidad de vida del venezolano.

En medio de estas cifras oficiales, llegamos a la conclusión que unos precios del barril petrolero a $110 promedio ya no alcanzan para mantener el gasto y con ello la deuda crece paradójicamente.

Contacto: aipop@aipop.org/www.aipop.org Alfonso Álvarez Á.